ESTUDIÓ ASEGURA QUE LA INACTIVIDAD FÍSICA ELEVA LA PROBABILIDAD DE MORIR POR COVID-19

14 Abr by admin

ESTUDIÓ ASEGURA QUE LA INACTIVIDAD FÍSICA ELEVA LA PROBABILIDAD DE MORIR POR COVID-19

Un estudio publicado en “British Journal of Sports Medicine” vinculó la inactividad física con una mayor probabilidad de enfermar de gravedad y morir de COVID-19, solo superado como factor de riesgo por una edad avanzada y tener un historial de trasplante de órganos.

Los investigadores, del centro médico Kaiser Permanente de California, analizaron datos de 48 mil 440 ciudadanos que sufrieron COVID-19 entre enero y octubre de 2020, a fin de averiguar si había una relación entre la falta de ejercicio y los ingresos hospitalarios, gravedad de la infección y fallecimientos.

Los casos presentaba una edad media de 47 años, un 62% eran mujeres y todos tenían sobrepeso, señalan los expertos

Inactividad física: un problema de salud pública mundial – El Metropolitano  Digital

La mitad de los pacientes no sufría ninguna patología previa, un 18% tenía solamente una y un 32% padecía dos o más.

Todos habían informado de su nivel de actividad física regular en al menos tres consultas médicas entre marzo de 2018 y marzo de 2020, siendo considerados “inactivos” los que hacían menos de 10 minutos de ejercicio a la semana; “un poco inactivos” por debajo de 149 minutos y “activos” quienes se ejercitaban más de 150 minutos semanales.

Un 7% quedó clasificado como activo, un 15% como inactivo y el resto, un poco activo.

Los autores encontraron que las personas inactivas tenían el doble de probabilidad que las activas de ser ingresadas, 2.5 veces más riesgo de morir como resultado de la infección de COVID-19 y un 73% más de requerir cuidados intensivos.

Informe Impacto de Covid-19 en el sector europeo de fitness y actividad  física - Gym Factory Revista

Frente a los ciudadanos clasificados como “un poco activos”, los inactivos tenían un 20% más de riesgo de ser hospitalizados, un 10% más de requerir atención intensiva y un 32% más de riesgo de morir.

Aunque el estudio, de tipo “observacional”, no explica las causas de la relación entre ejercicio y COVID-19, sí permite concluir que los pacientes que habían estado inactivos en los dos años anteriores a la pandemia “tenían más probabilidad de haber sido hospitalizados, requerir cuidados intensivos y morir” que los que habían hecho ejercicio a los niveles recomendados.

Como factor de riesgo en cuanto a enfermar de gravedad, “la inactividad física solo fue sobrepasada (en este estudio) por una edad avanzada y un historial de trasplante de órganos”, por delante de otros factores como diabetesobesidad y dolencias cardiovasculares.

Los investigadores apuntan que su análisis tiene carencias puesto que se basa en la información facilitada por los propios pacientes sobre su actividad física, y ésta no fue evaluada.

Sin embargo, subrayan que es suficiente para concluir que hacer ejercicio puede ser beneficioso para reducir el riesgo de complicaciones si se contrae COVID.

Recomiendan por tanto a las autoridades sanitarias que aconsejen a la población hacer actividad física regularmente “para prevenir un COVID-19 severo y sus complicaciones, incluida la muerte”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *